Make your own free website on Tripod.com

 


Nacionales

18 de octubre del 2001

Pobres no reciben beneficios directos de la privatización y alivio de deuda

San Pedro Sula

Los pobres no reciben los beneficios directos del dinero de la privatización de empresas públicas y del alivio de la deuda exterior, según representantes de organismos y países de África y América Latina reunidos hasta ayer en un encuentro internacional sobre pobreza en esta ciudad. Esos recursos no se canalizan hacia la mejora de las condiciones socioeconómicas de los sectores más necesitados de las naciones sujetas a programas de reducción de la pobreza y alivio de su deuda exterior por parte de organismos multilaterales y países industrializados acreedores.

Unos 140 delegados no gubernamentales de 30 países pobres altamente endeudados de África, Asia, Latinoamérica y el Caribe evaluaron desde el pasado lunes los avances y políticas conjuntas sobre las Estrategias para la Reducción de la Pobreza, que les permite o permitirá aliviar sus deudas.

Los delegados en la Conferencia Internacional sobre Estrategias de Combate de la Pobreza y Política Macroeconómica coincidieron en la necesidad de intensificar esfuerzos entre los sectores sociales organizados para lograr que los gobiernos y los entes financieros promuevan estrategias que realmente contribuyan a reducir la pobreza.

En Camerún, los primeros recursos procedentes del alivio de la deuda se destinaron, "oficialmente", para educación y salud, pero "después se vio que esos dineros iban para la compra de vehículos y casas de funcionarios", dijo el delegado de la Conferencia Episcopal Nacional de ese país africano, Patrick Lafon.

Camerún, con una deuda externa de unos 4 mil millones de dólares, ha obtenido un alivio de 100 millones de dólares para el período 2001-2003, explicó Lafon.

La falta de democratización, con un "Estado altamente centralizado", y la corrupción, son los principales problemas que obstaculizan el desarrollo en Camerún, apuntó Lafon, quien participa en el encuentro con representantes de otras dos organizaciones de su país.

En relación a si el alivio de la deuda y la privatización realmente benefician a la población más pobre, "en el 99 por ciento de los casos la respuesta es no", dijo Brian Muggeridge Andersen, oficial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, asignado en Nicaragua.

El representante de la Fundación Arias de Costa Rica, Carlos Murillo, se preguntó "¿A dónde han ido a parar?" los recursos derivados de la reducción de los ejércitos y del gasto militar en Centroamérica, que deberían sumarse a los de la venta de empresas públicas y al alivio de la deuda para fomentar el desarrollo.

Murillo comentó que modelos como las Estrategias de Reducción de la Pobreza, promovidas por los organismos financieros internacionales como condición para aprobar la reducción de la deuda, "son copia de esquemas anteriores, pero con un nuevo traje".

Ecuador, que en los últimos años ha sufrido una severa crisis económico-financiera y tiene un índice de pobreza del 86 por ciento de su población, también ejecuta programas de privatización, pero el dinero "no irá a los pobres", aseveró César Sacoto, de Jubileo 2000-Red Guayaquil.

Sacoto ironizó que la Estrategia de Reducción de la Pobreza, la privatización y la Iniciativa para el Alivio de la Deuda de los Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC, siglas en inglés) "son una especie de 'chupete' para que creamos que es posible" que esos mecanismos realmente acabarán con la pobreza.

"Hay una fuerza económica mundial que maneja todas las políticas de nuestros países", que han dejado de ser "un Estado nacional y se han convertido en un estorbo para la globalización", señaló el delegado ecuatoriano, quien puntualizó que "todo este proceso conduce a un empobrecimiento más agudo".

Honduras ha cumplido a medias con su programa de privatización impuesto en los últimos acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, FMI, y empieza a beneficiarse de la HIPC, pero los recursos "no están llegando a los pobres", manifestó Concepción Aguilar, de la Asociación de Organismos No Gubernamentales, ASONOG.

La reunión, celebrada en San Pedro Sula, fue organizada por el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras, FOSDEH, el PNUD, la ASONOG y otras agencias de cooperación.